lunes, 15 de julio de 2013

Santa Cruz utiliza el 85% de plaguicidas importados

El gerente general de la Asociación de Proveedores de Insumos Agropecuarios (APIA), Jaime Palenque, informó que por año se importa de forma legal más de $us 170 millones en plaguicidas, de los cuales, un 85% son utilizados en Santa Cruz.

La potencia agrícola que representa Santa Cruz ha conllevado a que se importe “gran cantidad de plaguicidas y se internen por vía del contrabando, productos tóxicos que están siendo adulterados y comercializados en las provincias y la ciudad”, manifestó Palenque.

“Existe mucho contrabando desde Brasil y los demás países vecinos, con productos que no conocemos si están certificados en calidad y salubridad, por ejemplo el Folidol no se produce hace más de 10 años y aún lo siguen comercializando. También tenemos tres productos que se encuentran en evaluación en el Senasag para determinar si son altamente tóxicos, como ser el Metamidofos, el Monocrotofós y el Endosulfan”, explicó el ejecutivo.

Asimismo, señaló que se ha detectado en algunos comercios de la ciudad de Montero y en menor cantidad en el mercado Los Pozos, plaguicidas de etiqueta roja que son prohibidos en el exterior, además de productos adulterados, poniendo de esta forma en peligro la salud a los agricultores que utilizan estos insumos.

“Las instituciones normadas a controlar estas ventas no están realizando los operativos correspondientes para detectar estos productos. Hemos encontrado plaguicidas adulterados con colorantes, por lo que pido a los compradores que se fijen que el producto esté en español y cuente con la etiqueta del Senasag”, explicó Palenque.

Por su parte, el subdirector del Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT), Daniel Bernal, dijo que en el mercado deben circular alrededor de 12 productos que son prohibidos en el exterior, por lo que exhortó a los organismos encargados realizar los controles en los centros de comercialización.

“El Mirex es un producto que sigue circulando y ya está prohibido en otros países. Hay empresas que han producido bastante stock y ya no les permiten comercializarlos en sus países, por lo que empiezan a buscar mercados donde no hay normas o la norma existe pero no hay control”, comentó Bernal.

También, el director ejecutivo de la Fundación Plagbol, Guido Condarco, acotó que aproximadamente un 70% de los agricultores han tenido algún signo y síntomas de intoxicación. Todo producto es dañino de acuerdo a su composición y manejo que se le haga.

“Hemos encontrado que comercializan el Folidol con etiqueta verde cuando es un producto fuera de circulación de etiqueta roja, también adulteran el Aldrín que es utilizado sobretodo en los valles y altiplano, engañando sobre todo, a los pequeños productores”, indicó Condarco.

Además, añadió que en todo el país, alrededor de 1.800 personas sufren algún grado de intoxicación por lo plaguicidas, desde mareos y vómitos hasta síntomas más crónicos, por lo que han realizado el segundo Congreso Internacional “Plaguicidas y Alternativas”, para informar a los agricultores en el correspondiente manejo de estos productos y sus consecuencias en el medioambiente.